Opinan los ciudadanos de a pie

  • Se viene generalizando en Sonsón el uso de la bicicleta, tanto por niños como por adolescentes. Magnífico porque esto los aleja de los malos hábitos. Como esta práctica recién empieza, sería importante que cada uno fuera identificado con un carné y se creara un reglamento para evitar infracciones como alta velocidad, piques o maniobras peligrosas, inadecuado uso de la vía que transitan, irrespeto al peatón y falta de cuidado que finalmente los conduce a accidentarse como ha ocurrido en estos últimos días.

 

  • Cómo haría de bien un constante perifoneo al que se sumaran el canal local y las emisoras con insinuaciones como éstas:
  1. Mantener limpios y bien pintados (con los colores adecuados, por supuesto) el frente de las casas, oficinas, negocios, empresas. Si todos adquirimos esta buena costumbre, tendremos un entorno limpio, sano y seremos coherentes con el cuidado del medio ambiente.
  2. No contaminemos el aire puro que aún podemos respirar en nuestra ciudad, con la mala colocar basuras, a tiempo o a destiempo, alrededor de los postes, en las esquinas, en lugares cercanos a parques infantiles, en despoblados. Inaudito, por ejemplo, escombros que son responsabilidad del que los genera y que en forma clandestina se libera de ellos; porque hay que considerar con justicia que el municipio, desde hace algunos años atrás, cuenta con un manejo ordenado y eficiente de las basuras, con días y horarios específicos. Tales conductas ciudadanas merecerían una drástica sanción, porque atentan no sólo contra la dignidad de las personas que transitan sino de quienes cumplen con el deber de recoger las basuras, que sin lugar a dudas merecen absoluto respeto.
  • Cuanto antes hacer una socialización a nivel de colegios, hogares, negocios y empresas sobre el nuevo Código de Policía, pues todavía no vemos acciones de contundencia con respecto a éste. Importantísimo para corregir de una vez por todas las irregularidades que siguen cometiendo los mal llamados ciudadanos y que sólo se remedia cuando se les amonesta o se les toca el bolsillo, aplicando las correspondientes multas.

Estas son las contravenciones más frecuentes: excrementos de las mascotas en aceras y calles, depósito caprichoso y furtivo de basuras, escombros de sanitarios rotos, puertas quebradas y demás en lugares céntricos y donde hay flujo constante de niños; música a volúmenes altos en horas del día y de la noche; y lavada de vehículos en calles y carreras dentro del casco urbano principal.