Un nuevo aire para los árboles


El 80 % de la famosa melena o barba de viejo ha sido retirada del Parque Principal Ruiz y Zapata. Este tipo de musgo junto con los líquenes, las orquídeas, las bromelias, los helechos, entre otros, se caracteriza por crecer sobre otra planta, usándola como soporte.

Si bien no es una planta parasitaria, el crecer sobre las ramas de los árboles estaba siendo perjudicial para los gigantes de Sonsón, porque su peso producía un desgaste en las ramas y se limitaba la entrada de luz, haciendo que los brazos se secaran. Incluso dos de los árboles murieron y tuvieron que talarse. Se espera sean reemplazados por otros ejemplares. Algunas de estas epifitas fueron reubicadas para que siguieran su ciclo de crecimiento sin afectar el resto de flora.

La gestión para ejecutar esta tarea fue llevada a cabo por la Veeduría Ciudadana y Ambiental del Municipio de Sonsón; el municipio aportó la plata y SARYMA se encargó de toda la ejecución.

Esta agrupación, con personería jurídica, está liderada por Julián Andrés Flórez Valencia. Él y otros seis ciudadanos, preocupados por el patrimonio natural de Sonsón, se reunieron para trabajar en pro de varios asuntos que permitan salvaguardar la flora del municipio. Surgieron a partir del deseo de proteger la secuoya, siguiendo las recomendaciones de los expertos, luego de que en abril fuera impactada por un rayo; de solicitar la limpieza de los árboles del parque; y de abogar por la eliminación de la especie invasora retamo espinoso, la cual ha afectado a otros páramos en Colombia debido a su fácil propagación.

El segundo objetivo es el que hoy genera noticia; no obstante, los otros dos no han podido ejecutarse. “La primera tarea ha avanzado lento, pues aunque ya se cortaron los brotes del árbol (causantes de que todos los nutrientes fueran desplazados del tronco principal a los retoños), la sugerencia de ampliar la maceta, incluida dentro de las recomendaciones de los especialistas del Jardín Botánico Joaquín Antonio Uribe, se ve difícil de ejecutar puesto que la construcción del parque es reciente e intervenir arquitectónicamente constituiría detrimento patrimonial” comenta Julián Andrés Flórez.

En cuanto al retamo espinoso, los de la veeduría califican como difícil la gestión ante Cornare para la eliminación de la planta, pues este trabajo requiere un tratamiento especial que evite que se propaguen las semillas; “la buena noticia es que aún no se ve en el páramo, solo se ha encontrado en el Jardín Etnobotánico El Lago y en algunas salidas del municipio como la que conduce hacia el corregimiento Alto de Sabanas” complementa el presidente de la veeduría.